Descrecimiento

El descrecimiento es una de las doctrinas más interesantes de la Economía. Por décadas los economistas neoclásicos nos han dicho que el PIB tiene que crecer y esa ha sido el único objetivo de la economía. Lo repiten como un dogma en los noticieros y nos han hecho creer que sí nuestra economía no está creciendo entonces las cosas van muy mal. El crecer sólo por crecer en un planeta con recursos limitados no has llevado a la crisis climática.  No podemos crecer infinitamente en un planeta con recursos limitados.  

El crecimiento económico es una irracionalidad

Ilustración tomada de No Fracking México.org

El Crecimiento Económico no tiene nada que ver con el Bienestar. Durante décadas los países se han empeñado en hacer crecer el PIB solo por que sí, y nos han inculcado que solamente por medio del crecimiento económico es que viviremos en armonía. De hecho, el crecimiento económico en un planeta con recursos fínitos resulta muy perjudicial y dañino para nuestra sobrevivencia y la de los demás seres vivos.

Si quieres saber más sobre el decrecimiento te invito a seguir a los siguientes autores que me apasionan mucho: 

Serge Latouche

Serge Latouche

Es considerado uno de los principales proponentes del movimiento de decrecimiento a nivel mundial. Serge Latouche nos habla de que todos somos “homo economics” y con los mismo propone  las 8 R que propugna el decrecimiento: reevaluar, re-conceptualizar, reestructurar, redistribuir, relocalizar, reducir, reusar y reciclar. Estas deben ser aplicadas de distintas maneras en el mundo, según la sensibilidad y las necesidades locales.

Iván IIlich

“El caracol construye la delicada arquitectura de su concha añadiendo una tras otra las espiras cada vez más amplias; después cesa bruscamente y comienza a enroscarse esta vez en decrecimiento, ya que una sola espira más daría a la concha una dimensión dieciséis veces más grande, lo que en lugar de contribuir al bienestar del animal, lo sobrecargaría. Y desde entonces, cualquier aumento de su productividad serviría sólo para paliar las dificultades creadas por esta ampliación de la concha, fuera de los límites fijados por su finalidad. Pasado el punto límite de la ampliación de las espiras, los problemas del sobrecrecimiento se multiplican en progresión geométrica, mientras que la capacidad biológica del caracol sólo puede, en el mejor de los casos, seguir una progresión aritmética”.