Leche de almendras ecológica

Leche de almendras ecológica

En este post me gustaría compartir contigo una receta súper fácil para hacer tu propia leche de almendras libre de crueldad y sin basura.

Tomar leche de almendras tiene muchas ventajas para tu salud y para la salud del planeta. En principio, el reducir tu consumo de productos de origen animal tiene un gran impacto positivo en el medio ambiente, sobre todo con respecto al cambio climático (menos vacas, menos emisiones de metano a la atmósfera).

¿Por qué hacer tu propia leche vegetal?

Generalmente encontramos las leches vegetales empaquetadas en envases multicapa (conocidos por su marca comercial tetrapack). Siempre nos han vendido que el tetrapack se recicla, pero en realidad no es así. En México menos del 5% de este material se recicla, y esto es debido a que separar cada capa es muy dificil. Es por ello que debemos de decir no al tetrapack.

La buena noticia es que hacer tu propia leche vegetal ¡es súper fácil! En este post quiero compartir contigo como puedes preparar tu propia leche, sin hacer nada de basura.

Datos básicos de las leches caseras vegetales

Las leches caseras son más ricas y frescas. Tiene un sabor diferente a las comerciales por que no contienen saborizantes químicos. Las leches vegetales caseras duran de 3 a 4 días en tu refrigerador, ya que no contienen conservantes. Sin embargo, hacerlos es rápido y fácil, por lo que siempre puedes tener tu leche fresca y sin almacenar.

Receta

NECESITARÁS

  • 1/3 taza de almendras, comprado a granel por supuesto
  • 1 taza de agua
  • Una licuadora
  • Un colador muy fino, una bolsa de nuez o una muselina.

INSTRUCCIONES

Remoja las almendras durante al menos 4 horas o durante la noche. Enjuaga las almendras y colocalas en la licuadora. Añadir el agua. Si lo deseas, también puedes retirar su cascara antes de mezclarlos.

Vierte un poco de agua hirviendo sobre ellos, espera un minuto, escúrrelos y enjuáguelos con agua fría. Simplemente apriétalos con tus dedos y deberían deslizarse fuera de su piel. Sin embargo, dejar la piel puesta hará que tu leche de almendras quede con una mejor consistencia.

Licúa durante 15 a 60 segundos, dependiendo de lo buena que sea tu licuadora.

Consejo: puede agregar el agua en dos lotes si su licuadora no maneja bien las nueces. Ahora cuele la leche de almendras con un colador fino, puede ser con una manta de cielo. Y listo, unicamente tienes que exprimir la leche 

Con la pulpa sobrante (o la harina de almendras) se puede secar y secar y usar como harina de almendras, o simplemente puedes agregarla a su tazón de cereales de la mañana o añadirla a la masa para hacer un pastel. Aquí encuentras un link con las cosas que puedes hacer. 

Y listo, de esta manera tienes una deliciosa leche sin nada de basura.

Gaby Baeza

Hola Soy Gaby! Me encanta la protección a nuestro planeta, el movimiento zero waste y los Beatles. Tengo una maestría en desarrollo sustentable por la Universidad de Utrecht.