Verguenza de Volar

Verguenza de Volar

Quiero que sientan el pánico que siento por que lo está

-Greta Thunberg ante los líderes políticos en Davos-

Desde el 2015 vivo en pánico por el Cambio Climático -ahora Crisis Climática- sobretodo por la falta de ética de los CEOs de compañías petróleras como SHELL (con quienes he tenido la oportunidad de platicar personalmente), y la apatía de los investigadores en la Universidades. Con el ajetreo del día a día se me fue olvidando la Crisis Climática. Somos humanos. Ahora me siento muy mal por haber procrástinado, pero bueno, dicen los ecologistas que unamos Corazón y Cabeza y actuemos ahora y eso es lo que trato de hacer. 

Los científicos climáticos comprometidos con las generaciones futuras no volamos. No vamos a congresos, ni gastamos recursos públicos en asistir a Conferencias que bien podrían ser llevados a cabo por medio de Video. Te invito a que sumes a tu Universidad, organización o empresa a no Volar. No hay excusas para andar emitiendo CO2 en tu día a día. 

En Europa Greta pusó de moda la tendencia de Vergüenza de Volar. ¿De que se trata?

El “flygskam”, que significa, literalmente, “la vergüenza de volar” en Sueco, es un movimiento creciente en el país escandinavo, que urge a los pasajeros a no volar y a elegir medios alternativos de transporte para reducir su huella de carbono.

A pesar de todo, el crecimiento de la industria es imparable. En 2017, los pasajeros que volaron entre países de la UE y sus asociados (Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein) recorrieron un total global de 1,6 billones de kilómetros. Un 20% más que en 2014. Un 60% más que en 2005. Y va a más: las previsiones de la Agencia Europea del Medio Ambiente indican que el número de vuelos crecerá un 42% hasta 2040.

Una vez tenidas en cuenta las mejoras tecnológicas y de organización previstas en los campos de la eficiencia y el ahorro, así como una legislación más restrictiva, la misma fuente prevé que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y óxidos de nitrógeno se incrementarán en un 21% y un 16% respectivamente. 

Hoy, la industria de la aviación emite unas 895 millones de toneladas de CO2 al año, lo que supone alrededor del 2% del total a nivel global (tanto como Alemania, y más que países como Francia, México o Brasil). Más de la mitad (65%) de las emisiones procedentes del sector de la aviación son de vuelos internacionales. Según las Naciones Unidas, las emisiones derivadas de los viajes en avión aumentaron un 76% entre 1990 y 2012. 

Alternativas a los viajes (sobretodo cuando son de trabajo ó para congresos científicos): 

  1. Usa el Programa ZOOM
  2. Usa Google Hang Outs
  3. Usa Skype

Gaby Baeza

Hola Soy Gaby! Me encanta la protección a nuestro planeta, el movimiento zero waste y los Beatles. Tengo una maestría en desarrollo sustentable por la Universidad de Utrecht.